Romate: 200 años de historia

Bodegas Sánchez Romate
En 1887 la cuarta generación de la familia Sánchez Romate creó una marca exclusiva de brandy para la propia familia y su círculo más cercano.

Sánchez Romate Hnos. desde 1781

Cuando quiera que hablamos de nuestra historia, nos gusta comenzar por nuestras raíces y nuestro lugar de nacimiento: Jerez de la Frontera.

Esta ciudad ha sido famosa por sus vinos durante siglos. A finales del siglo XVII se había convertido en un hervidero de actividad gracias a la enorme demanda de sus afamados caldos. Como centro neurálgico de muchas de las bodegas más afamadas y antiguas de España, atraía a comerciantes de distintas partes de mundo.

Fue, sin embargo, un español, Don Juan Sánchez de la Torre , quien fundo la compañía Sánchez Romate Hnos en 1781. Una de las características distintivas de Sánchez Romate es que es una de las  pocas bodegas jerezanas que siempre ha pertenecido a propietarios locales.

Fueron la naturaleza inquieta de Don Juan así como su pasión por Jerez lo que lo inspiraron. Esa pasión por producir vinos de extrema calidad y por poner a Jerez en el mapa le valió un gran reconocimiento entre los miembros de la industria y entre el pueblo Jerezano.

Con el paso del tiempo, la bodega creció y se adaptó a los sucesivos avances técnicos que fueron teniendo lugar pero siempre con la vista puesta en mantener el respeto a los procesos tradicionales de producción vitivinícola.

En el año 1887, más de un siglo después de su creación, la bodega alcanzo un hito histórico. La cuarta generación de la familia decidió producir un brandy exclusivo para consumo propio y de su círculo más cercano. Ese es el origen del afamado brandy Cardenal Mendoza. El producto estrella de nuestra compañía.

A día de hoy, los vinos y brandies de Sánchez Romate mantienen el espíritu internacional de su fundador, así como un firme compromiso con la calidad.

El espíritu Romate desde 1781

 

 

 

Cosmopolitan
Cardenal Mendoza Brandy de Jerez in Glass

Bodega cosmopolita

Desde la vid hasta la botella, la empresa asume el compromiso con la excelencia del producto y del servicio. Asegurando unas propiedades organolépticas muy apreciadas, manteniendo una vocación de proximidad a los clientes, ofreciendo una atención cercana y personalizada.

Con estos valores y con un firme impulso exportador para trasladar la calidad a todo el mundo, Sánchez Romate se ha hecho con el favor y la fidelidad de varias generaciones de consumidores.

Pensamiento a largo plazo

Todas la fases de la producción de nuestro brandy respetan los métodos tradicionales de producción: envejecimiento en botas de roble americano, destilación en alambique y el sistema de envejecimiento en Solera y Criaderas.

Por otra parte, estos métodos únicos de producción se combinan con una continua modernización. Las instalaciones y procesos en Sánchez Romate han sido modernizados paulatinamente para lograr un objetivo fundamental: garantizar la calidad de nuestros vinos y brandies.

Comprometidos 

Desde el comienzo del proceso productivo hasta su finalización, tenemos un compromiso innegociable con la excelencia de nuestros productos y servicios, garantizando asi las apreciadísimas características organolépticas y manteniendo una estrecha relación con nuestros clientes.

Bodegas Sánchez Romate